Páginas vistas en total

jueves, 7 de noviembre de 2013

Argumentación

La marihuana, como ya dije antes, es la droga ilegal más consumida, sobre todo por los jóvenes. Ya que la edad promedio en la que se entra a la adolescencia es a los 12 (en mujeres) o a los 13 años (en hombres) y la edad en la que termina el desarrollo y se entra a una etapa madura (biológicamente hablando) oscila entre los 23 y 25 años, es antes y dentro de esta etapa cuando se debe prohibir el consumo de la marihuana. Aunque podría ser considerado su consumo después de ésta.

Según el artículo “Adolescentes Consumidores de Marihuana: Implicaciones Para la Familia y La Escuela” (publicado en 2009), de la revista Salud Mental, señala que el consumo en estas etapas produce una baja considerable  en la precisión, abordaje e ideas en un trabajo; también que existe pérdida de memoria a la hora del estudio y también menos retención de información.

Aunque no se tienen estudios en los que se mantenga este tipo de retraso laboral en etapas más tardías por el consumo de la marihuana, esto expone el punto de que, durante la etapa del desarrollo de las personas, y más importante aún, durante el desarrollo mental, es muy importante no disminuir o retrasar este desarrollo con la introducción de esta substancia.

A pesar de esto, existe la probabilidad, como se explica en el artículo “Efectos Del Consumo De Marihuana Sobre La Toma de Decisiones” publicado (2010) en la Revista Mexicana de Psicología, de que después de la etapa señalada anteriormente, igualmente se afecta el cerebro haciéndolo perder flexibilidad creando dificultades para la toma de decisiones. Lo cual ocurre con el consumo crónico y que también ocurre con otras drogas legales como el tabaco o el alcohol.

Mientras tanto, en  la misma revista “Salud Mental”, en el artículo escrito por el Dr. Rodolfo Rodríguez Carranza: “Los Productos Cannabis Sativa: Situación Actual y Perspectivas en Medicina”, nos dice que por ser en la adolescencia la etapa en la que aún nos estamos desarrollando, es más factible que nos afecte el consumo de la marihuana. Aparte nos dice que “Su consumo crónico induce tolerancia, dependencia, síndrome de carencia, déficit cognitivo y aumenta el riesgo de enfermedades psiquiátricas” lo que quiere decir que los problemas con la marihuana se presentan más que nada en el consumo crónico de esta.

Ahora, la marihuana no es ocupada solamente para el consumo regular de las personas, también tiene un uso medicinal, pues seguro han escuchado hablar del familiar o conocido con su alcohol con marihuana para propósitos medicinales; básicamente se trata de eso, aunque un poco más complejo. Según el Instituto Nacional de EEUU, la marihuana puede ayudar y curar la sepsis, enfermedad causada por una bacteria y puede ser fatal. También, en otra investigación hecha por el mismo instituto, señala que la marihuana puede resultar una vía de sustitución de otras adicciones como a la cocaína (droga más letal que la marihuana) y puede llegar hasta el punto en que se deslinde completamente la persona de la adicción a las drogas.

Así mismo, la marihuana, como indican científicos del Centro Científico de California, tiene compuestos que “apagan” el gen ID-1, el cuál es el encargado de propagar el cáncer por el organismo y esto es un gran avance en el campo médico para erradicar el problema que causa el cáncer por medio de la marihuana. Esto es muy importante, pues es un paso grande para poder permitir el uso de marihuana en pacientes con cáncer de diferentes tipos (ya se hace, pero no es muy ocupado por ser ilegal aún). Y como dice uno de los autores del estudio: “No hemos observado que el cannabidol provocara toxicidad en los animales que probamos”, lo cual es un punto a favor de su aprobación al no presentar toxicidad.

Según casos diagnosticados durante 2011 y 2012, los consumidores crónicos de marihuana presentaban casos de depresión y alteración en los procesos psicológicos conductuales,  conllevando a un hecho fatal (suicidio). Pero como dije anteriormente, estos estudios y los resultados fatales arrojados se dieron en pacientes que consumían la marihuana crónicamente, es decir, no existen indicios de que la marihuana no pueda ser consumida por la población en general en los parámetros dichos antes y que repetiré ahora:

Mientras su consumo sea moderado y no sea crónico, es decir, se suba de dosis y se administre cada vez más veces, no existen casos en los que perjudique a la persona. Así como la edad de consumo ideal, que oscila entre los 21 y 23 como la edad mínima de su consumo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario